Bàner

Banyeres Digital - Les notícies de Banyeres de Mariola

Opinió

Recordatori de Joan Fuster, Francesc X. Blay. Regidor del Bloc a l'Ajuntament d'Alcoi

El 21 de juny de 1992 moria Joan Fuster, acompanyat pel seu metge i els amics més propers. Ja en fa, per tant, vint anys. El seu soterrament fou impressionant. Milers de persones procedents de totes les terres catalanes, des de Salses fins a Guardamar, acudiren a donar l’últim adéu a qui havia estat tant l’home més important del País Valencià dels darrers dos-cents anys, com la figura emblemàtica de la cultura catalana i referent de tota una generació. Una “processó cívica” de milers de ciutadans va acompanyar el fèretre, portat a coll pels seus amics —que n’eren moltíssims— des de sa casa, al carrer de Sant Josep, 10, fins al cementeri; amb un silenci quasi total, sense discursos ni “visques”, com ell tenia escrit. Fou realment impressionant.

Però enguany també recordem unes altres dates relacionades amb la vida i la trajectòria de l’escriptor de Sueca: hauria complit noranta anys (va nàixer al novembre de 1922) i, sobretot, en fa cinquanta de la publicació de Nosaltres els valencians que, en paraules del malaguanyat Ernest Lluch, separa la història de la prehistòria dels valencians; si més no, matisem, pel que fa a la recuperació de la consciència identitària del poble valencià. Aquest llibre va somoure els fonaments de la ideologia regionalista (quasi franquista) imperant d’alguns intel·lectuals “orgànics”, i va fer trontollar el panxacontentisme d’amplis sectors de la burgesia valenciana (“genuflexivament centralista”, afegiria el mateix Fuster).

Res ja no va ser igual en el tema de la recuperació de la consciència dels valencians, de la seua identitat i de les seus possibilitats d’autogovern. Tot i que es poden introduir esmenes o matisos al llibre, el gran valor de Nosaltres els valencians rau en el fet d’haver sigut capaç de remoure idees, consciències i actituds que engrescarien tota una generació d’universitaris, molts dels quals han tingut després un gran protagonisme —i rellevància— cultural, acadèmic, econòmic, social i polític. I tots ells encara se senten “fusterians”.

Però hi ha més “Fusters” encara. L’erudit (s’ho llegia tot i ho sabia tot), el dels assajos històrics (que va obrir moltes línies d’investigació i reflexió), el dels articles de premsa (autèntiques peces literàries cobejades pels millors diaris), el dels aforismes (model de maduresa i escepticisme, autèntics “desinfectants” mentals), el de les tertúlies a sa casa amb tothom (autèntics “cenacles” i director de projectes i treballs, una mena “d’assessoria” que diríem avui), el d’animador cultural (creant col·leccions de llibres, animant projectes, suggerint iniciatives...). Sempre l’hem considerat una mena d’il·lustrat pel seu caràcter “omnívor” i enciclopèdic ; “l’últim il·lustrat” en realitat. Crec recordar que Manuel Vicent, amb la seua gràcia característica, el va qualificar de “Diderot de poble” i “revolucionari de mesa camilla”. La seu memòria encara continua viva entre amplis sectors de la societat valenciana; de fet, en aquests darrers vints anys han continuat publicant-se molts llibres sobre Fuster, i alguna de les seus aportacions encara són objecte de debats, jornades i congressos.

Descanse en pau, Joan Fuster. La seua tasca no solament no ha quedat en l’oblit sinó que les seues idees continuen obrint camins i vencent inèrcies. I ací estem uns quants per a recordar-ho.

El secreto de los finlandeses, Carlos Manuel Sánchez

El secreto de los finlandeses.  Carlos Manuel Sánchez

24 horas con uno de los jóvenes de 15 años que triunfa en Pisa.

¿Por qué lo habitual en Finlandia es que un adolescente normalito termine Secundaria con notas excelentes, hablando un perfecto inglés y leyendo un libro a la semana, y aquí muy pocos consigan algo remotamente parecido? Hemos viajado al país mejor clasificado por el informe Pisa para averiguarlo.

Les presento a Saili Sipilä. Tiene 15 años. Vive con sus padres y sus dos hermanos en Espoo, una ciudad de 360.000 habitantes a las afueras de Helsinki. He volado 4.000 kilómetros para conocerlo. ¿Por qué? Por dos razones: porque soy periodista y porque tengo un hijo de la misma edad. Como periodista, quiero saber por qué Saili, un adolescente normalito de Finlandia terminará la Secundaria con excelentes notas, hablando inglés a la perfección y leyendo un libro por semana. Lo típico para un finlandés. Como padre, quiero saber si es inevitable que mi hijo, Manuel, un adolescente normalito, acabe sus estudios obligatorios aprobando por los pelos, chapurreando cuatro palabras en inglés y sin el menor interés por la lectura. Lo típico para un español. ¿Hubiera sido diferente si hubiera nacido en Finlandia? ¿Qué comparaciones entre la educación finlandesa y la española puedo hacer como periodista? ¿Qué lecciones puedo aprender como padre?

Repaso en el avión los resultados calentitos del último informe Pisa, un examen trianual que mide las capacidades de los alumnos de 15 años de 57 países en ciencias, matemáticas y lectura. Participaron 375.000 estudiantes. En España, casi 20.000 alumnos de Secundaria de 686 coles e institutos. Veamos las notas. Ciencias: Finlandia, 1ª, 563 puntos. España, 31ª, 488 puntos. Si el aprobado lo marca la media de los países de la OCDE (491 puntos), ya tenemos el primer suspenso. Matemáticas: Finlandia, 2ª, 548 puntos, a sólo uno de China Taipei. España, 31ª, 480, a cuatro de la media de los países desarrollados. Segundo insuficiente. Lectura: Finlandia, 2ª (547), por detrás de Corea del Sur. España, 35ª (461), protagoniza además el peor descenso en comprensión lectora de los países de la OCDE (485) desde el último informe. Nuestros hijos no entienden lo que leen. A la cuarta línea de cualquier texto se pierden. Muy deficiente.

Tres cates en las tres asignaturas básicas. ¿Qué hacemos? ¿Castigamos de cara a la pared a los alumnos, a los padres, a los profesores, a las autoridades, a todos? Alemania cosechó unas calabazas semejantes hace tres años y la conmoción fue tan mayúscula que los políticos se pusieron las pilas y este año sus estudiantes han aprobado con nota.

Aquí, el Gobierno culpa a Franco (la precaria educación de los padres dificulta la de los hijos). Además, la fiesta va por barrios, léase por comunidades autónomas. Los riojanos pueden sacar pecho: están en el grupito de cabeza. Los andaluces deberían ir pensando en las recuperaciones: en mates les gana hasta Azerbaiyán.

Taxi hasta Espoo. Son las siete de la mañana y todavía no ha amanecido. Ni lo hará. No veré el sol durante mi estancia en Finlandia. Cielos cubiertos y noche cerrada a las tres de la tarde. En esta época del año es un país en penumbra y con sus 5,3 millones de habitantes obsesionados en encender cirios, velas y lamparitas. Limosnas de luz.

Llego a casa de los Sipilä a tiempo para ser invitado al desayuno familiar. No es lo habitual, porque cada uno suele tomar un bocado por su cuenta, pero ayer fue el Día de la Independencia y la ocasión lo merece. Me sorprende que Saili no tenga puente, pues el festivo cae en jueves. Mi hijo enlazó cuatro días de vacaciones gracias al viaducto de la Constitución. En Finlandia, si una escuela hace puente (los centros tienen autonomía para toman estas decisiones), antes obliga a sus alumnos a salir algo más tarde cada día hasta completar las clases que se hubieran perdido.

Me descalzo, dejo los zapatos en el recibidor y converso con los Sipilä en calcetines mientras damos cuenta del café, los panecillos, el zumo de bayas y el queso lapón con mermelada. Seppo, el padre, es teólogo y se gana la vida traduciendo la Biblia. Domina una docena de idiomas, entre ellos arameo, copto y árabe clásico. Leena, la madre, es enfermera y trabaja en un hospital. Mikael, el hermano mayor, tiene 18 años y quiere estudiar Arte Dramático en la universidad, pero reconoce que las posibilidades de pasar el corte a la primera son escasas. Joel, el menor, de 12 años, es discapacitado psíquico y acude a un colegio de educación especial. La vivienda familiar es un dúplex de clase media en el centro urbano de Espoo. Lo de ‘urbano’ hay que matizarlo. Un bosque de abetos limita con la casa. «Nos mudamos aquí hace año y medio. El aire es muy puro». Espoo es la segunda ciudad de Finlandia en habitantes y la de mayor porcentaje de población universitaria en un país donde el 34 por ciento de los adultos tiene estudios superiores. «No hay apenas delincuencia. Nuestros hijos pueden pasear de noche con tranquilidad», explica el padre. Y Saili apostilla en un inglés prístino: «Finlandia es segura. Ni sunamis, ni terremotos… Me gusta vivir aquí». Yo les explico que me crié en la calle. Y eso es algo que se ha perdido en España, por los menos en las grandes ciudades. Que los niños puedan jugar al aire libre sin vigilancia.

Las ocho menos cuarto. Hora de ponerse los zapatos y salir camino de las respectivas ocupaciones. Saili coge el bus urbano (no hay autobuses escolares). El billete lo subvenciona el municipio. Por ley, ningún alumno puede vivir a más de cinco kilómetros de la escuela. Podría ir caminando, un paseo de veinte minutos, pero llovizna aguanieve y no le apetece. Saili tiene moto y bicicleta, como la mayoría de sus compis, pero sólo unos pocos desafían al frío en esta época. En el exterior, las instalaciones de la escuela Saarnilaakson dan una impresión espartana, excepto por el césped de los campos de deporte que la circundan. En la entrada no se ve a decenas de estudiantes apurando el primer pitillo de la mañana, como en los institutos españoles. Ni una colilla ni una hoja ni una pintada. «Aquí no se ensucia ni la nieve», me dice el fotógrafo.

En el interior, la limpieza resalta aún más. No hay garabatos en los pupitres ni en los aseos. Todo parece recién estrenado. Saarnilaakson es una escuela pública, como el 97 por ciento de los centros finlandeses, a diferencia de España, donde el 35 por ciento son privados. Por supuesto, es gratuita. Pero el equipamiento es el de un colegio caro en nuestro país. Las aulas disponen de un televisor con pantalla gigante de plasma, acuario de 200 litros con pececitos de colores, cocina con fregadero, medios audiovisuales, aire acondicionado, muchas plantas. Hay un ordenador por cada dos alumnos. Una docena de máquinas de coser en la clase de costura, aparatos de soldar, herramientas de carpintería, esquíes… Un gimnasio cubierto, un auditorio para las clases de teatro y un comedor con autoservicio. Todo en perfecto estado de revista. Los libros de texto son gratis (¡cómo duelen los 200 euros que tengo que desembolsar cada septiembre!), el material escolar es gratis, la comida es gratis. No parece demasiado apetitosa y los estudiantes reniegan, pero la comen. Al Ayuntamiento le cuesta 65 céntimos cada menú: un plato caliente, leche y fruta.

Tanta generosidad me pone los dientes largos. Y cuando Kari Kajalainen, profesor de matemáticas, me explica que si un niño quiere estudiar, puede llegar a ser médico o juez o ingeniero, lo que se proponga, si se esfuerza, aunque su familia sea pobre, pongo cara de incredulidad. «La educación de cada finlandés le cuesta 200.000 euros al Estado, desde que entra en la guardería hasta que sale de la universidad con su título. Es el dinero mejor empleado de nuestros impuestos. La presidenta del país, Tarja Halonen, se licenció en Derecho y proviene de una humilde familia de clase obrera. «Cuando regaño a mis alumnos, les digo que están malgastando el dinero de los contribuyentes». Y otra profesora, Päivi Ketola, me cuenta que los universitarios sólo han de pagar los libros y la comida (2.50 euros en la cafetería de la facultad). El Estado los ayuda a emanciparse con subvenciones para alquilar una vivienda y una paga. Todo el sistema está montado para que los finlandeses se acostumbren a ser autónomos desde bien pequeñitos y se vayan a vivir por su cuenta a los 18 años.

Pero volvamos con Saili, que ha sonado el timbre (las notas de una balada al piano de Erik Satie) y entra en clase. Cursa 9º grado, el equivalente de 4º de la ESO en España. En la escuela de Saarnilaakson hay 400 alumnos y 40 profesores, médico, asistente social, psicólogo y hasta dentista. Y la ratio es de menos de veinte estudiantes por aula (en Finlandia, por ley, no puede haber más de 24). En la clase de mi hijo hay 34. Los compañeros de Saili son formalitos, por lo menos a primera vista. Y es que en el ideario del colegio, además de en la civilización europea y el multiculturalismo (hay clases de historia del islam o del catolicismo, aunque la población es mayoritariamente luterana), se hace un hincapié obsesivo en los buenos modales. Me asombra el respeto reverencial que le tienen a los profesores. «Sí, nos sentimos respetados y valorados por la sociedad. Ser maestro es una profesión de prestigio a la que solo aspiran los mejores. Y no basta con ser muy bueno en tu tus conocimientos. Pero el respeto de los alumnos te lo ganas día a día. En 20 segundos lo puedes perder», explica Mati Karkkainen, docente de ciencias, en la sala de profesores, muy acogedora: un piano, una bandeja con bombones, cafeteras humeantes. Los maestros tienen un buen sueldo en comparación con los españoles, aunque algunos se quejan. Rocío no, desde luego. ¡Esta madrileña…!

El sistema no incentiva que trabajes más. Prefieren repartir el trabajo para que no haya paro. ¿Cómo? Aumentando mucho los impuestos a los que ganan más. A mí sólo me retienen el 10 por ciento. Pero a un médico que gane 5.000 euros le retienen la mitad. Además, tienes derecho a paro toda la vida. Tendría que pensármelo mucho para volver a España». Ojo, a los niños finlandeses no les gusta el cole. Saili, que saca sobresalientes sin despeinarse, lo considera «demasiado fácil». Sus compañeros, menos brillantes, reconocen que hay que trabajar demasiado. Y Päivi Junkkari, profesora de inglés, recuerda su adolescencia como una etapa ingrata, de mucho sacrificio. «Los alumnos no vienen al colegio a pasárselo bomba. Es un trabajo. Pero saben que todos tienen las mismas oportunidades. Da igual a la escuela que vayan, en el centro de Helsinki o en un pueblo del Ártico. Todas tienen el mismo nivel». Kari Kajainen asiente. «Nos centramos en que la mayoría de los alumnos sean muy competentes. Que el nivel medio sea alto. No es una educación elitista. Preferimos que todos saquen aprobados y notables; que haya alumnos de matrícula no es una prioridad. Y, sobre todo, cuando vemos que alguno tiene problemas, le asignamos enseguida un profesor de apoyo. Tiene clases extra. Estamos muy pendientes y no dejamos que se retrase.»

Los deberes son sagrados. Y está muy mal visto que alguien copie, incluso por los mismos alumnos. Que alguien saque una chuleta es impensable. «En nuestra cultura son muy importantes dos valores: la honradez y el trabajo», comenta Päivi Junkkari. No es casualidad que Finlandia también encabece las estadísticas de transparencia y menos corrupción pública. Kari Kajainen apunta otra peculiaridad nórdica. No hay repetidores. Le digo que en España el 43 por ciento de los alumnos de Secundaria ha repetido curso alguna vez. Y que mi hijo, que siempre se salva al final, tiene incontables oportunidades para aprobar cada asignatura y, aun así, suelen quedarle un par para septiembre. Kajainen pone cara de asombro. «Aquí sólo tienes una oportunidad para aprobar un examen por la misma razón que la vida sólo se vive una vez. Y hay que aprovecharla. Si no apruebas, te quedas una hora más en clase hasta que demuestres que te lo sabes y si no, estudias en verano, pero la promoción es automática».

¿Dónde aprietan más las tuercas? «Sin duda, en la enseñanza de la lengua materna. Somos los primeros del mundo en ciencias y los segundos en matemáticas, pero el mayor reto de enseñar matemáticas es conseguir que los alumnos comprendan lo que leen, el enunciado de los problemas. Por eso lo fundamental es que lean. Y también es muy importante la enseñanza de lenguas extranjeras. El finés es una lengua minoritaria. Los alumnos también estudian sueco e inglés obligatoriamente. Y alemán, francés o italiano como optativas. Pero tienen una gran ventaja. Las películas y series de televisión extranjeras no están dobladas. Todas se pasan con subtítulos. Los niños se acostumbran desde pequeños a escuchar otros idiomas y, además, adquieren destreza lectora. Hay que leer rápido los subtítulos para no perder el hilo del programa», apunta Tuija Yrjö-Koskinen, profesora de inglés. Envidio la fluidez con la que todos hablan el idioma de Shakespeare en la clase de Sailu. E incluso chapurrean algunas palabras de español porque Los Serrano es la serie de moda.

La jornada de Saili es intensiva, de 8 de la mañana a 3 de la tarde. Pero las clases son muy breves: 45 minutos mal contados. Hay un recreo obligatorio al aire libre (los adolescentes se apretujan en la entrada porque en el patio hace frío) y una pausa de media hora para comer. Todo el horario está salpicado de breves descansos que hacen llevadero el día. Terminan frescos. No se los abruma con una montaña de materias. Las carteras son livianas. Se estimula el razonamiento crítico antes que la memorización. Hay clases distendidas, como baile de salón, teatro, arte digital, peluquería, artes marciales, hockey sobre hielo, esquí de travesía, ¡cocina! (Saili y su hermano Mikael aprendieron a cocinar en el colegio y preparan la cena en casa cuando les toca). También primeros auxilios, carpintería, soldadura o música. Los alumnos tocan el violín, la guitarra eléctrica u otros instrumentos, según sus preferencias. Y, sobre todo, se estimula el pensamiento crítico. Se invita a discutir. El sistema español margina el debate y la expresión oral. El alumno toma apuntes pasivamente, bosteza. Saili vuelve a casa, juega un rato al hockey y hace los deberes. «Tardo de una a dos horas. Luego cuido de mi hermano Joel o cocino si no hay nadie más en casa. A las siete hemos cenado. Me conecto un rato al Messenger si mi padre no está trabajando en el ordenador. O juego a videojuegos de rol y de estrategia. Luego, me acuesto y me quedo leyendo hasta las once. Mis libros preferidos son las novelas de Julio Verne y todos los de Harry Potter. El último lo voy a leer en inglés».

Finlandia presume del mayor índice de lectura de libros y prensa de Europa. Tres veces por semana la familia toma la sauna en casa. «Lo hacemos juntos. Es el lugar donde se comentan las preocupaciones y los proyectos, donde se planean las vacaciones. Siempre buscando el sol. Hemos ido a Madeira, París y Túnez», explica Leena, su madre. Saili todavía no tiene claro qué quiere ser de mayor. «Químico, veterinario o diseñador de videojuegos.» Le pregunto si es feliz. Y me responde sin pestañear que sí.

 

Un elefante se balanceaba... Enric Cardona PRI-ER

Un elefante se balanceaba... Enric Cardona

... sobre la tela de una araña. Y parece que la tela de araña finalmente se ha roto. Quien buscara en Google "elefante republicano" hace dos o tres días, difícilmente encontraría algo que no fuera el emblema del Partido Republicano Americano. Y sin embargo, ahora en las redes sociales vemos aparecer por todas partes imágenes y citas, tanto serias como satíricas, relacionadas con paquidermos tricolores. También hace dos o tres días, si introdujéramos en éste mismo buscador o en cualquier otro las palabras "rey elefante", sólo aparecerían imágenes de la película Ong Bak 2. Y si lo hacemos ahora, veremos una escena grotesca, capaz de herir sensibilidades.  

En pocas semanas la casa real ha logrado un "hat-trick" de escándalos públicos propio de una película de los hermanos Marx. Primero, los últimos detalles del caso Urdangarín, que no parece retirarse de la escena pública, y es increíble que todavía no haya logrado aburrir a la audiencia de los informativos del mediodía. Después, cuando presenciamos que el pequeño Froilán y la prima de riesgo de España se disparaban casi simultáneamente (creo que más de un empresario debe de estar frotándose las manos con la idea de comercializar un frigo-pie agujereado este verano). Y ahora, un tercer disparo que acabó con la vida de un gran mamífero de Botswana (no sin antes llevarse por delante a su asesino, que ha necesitado una delicada operación quirúrgica) ha hecho que este fin de semana del 14 de abril haya sido el más concurrido que soy capaz de recordar. Creo que, en caso de que tengamos una tercera república, ya no podremos decir que ésta ha llegado sin realizarse ni un solo disparo... 

Los republicanos, que hasta hace poco éramos "una colección de iluminados que no tenían los pies verdaderamente en el suelo" para la opinión pública, de repente resulta que somos miles. No sé si han sido los hechos que he descrito antes, si simplemente que el 14 de abril cayera en sábado (y que la lluvia nos respetara casi toda la tarde), que la crisis y los recortes del gobierno hayan  agotado la paciencia del pueblo, o todo ello combinado. Pero el caso es que en los informativos del domingo por la noche hemos podido ver por primera vez a un alto cargo del PSOE (concretamente Gómez, su candidato por Madrid) diciendo en público que el señor don Juan Carlos quizá debería empezar a plantearse la abdicación. Eso sí, con la boca pequeña, no vayamos a pensar que de repente el PSOE se ha acordado de sus raíces republicanas... 

Y lo cierto es que, los que llevamos ya años militando como republicanos, no logramos quitarnos una sensación de la cabeza: demasiado fácil... La monarquía española no ha cambiado. Es la misma ahora que hace 20 años, y las cosas por las que ahora se la censura también las hacía antes. Urdangarín no empezó a robar el año pasado, ni fue la de esta semana la primera jornada de caza de don Juan Carlos. Ni tampoco creo que Froilán fuera el primer miembro de la casa real en disparar un arma sin tener la edad requerida por la ley. No quiero parecer paranoico (para buscar conspiraciones hasta en la fórmula de las sopas Knorr ya tenemos a Intereconomía), pero el rápido derrumbe del prestigio de la monarquía parece llegar en un momento demasiado bueno. No hace mucho, concretamente el 22 de mayo de 2007, recuerdo que Antena 3 celebró una encuesta para votar al "Español de la historia" en un colorido programa presentado por Matías Prats, y a muchos se nos revolvió el estómago cuando vimos que el ganador fue Juan Carlos de Borbón. Hasta hace poco todavía nos restregaban por la cara el eterno argumento de que sin el Rey no tendríamos democracia, y que gracias a él no triunfó el 23-F (y todavía muchos lo siguen repitiendo como loros). Y ahora, Juan Carlos ha pasado en poco tiempo de "español de la historia" a "asesino de paquidermos".  

Poniendo un poco más los pies en el suelo, lo cierto es que la explicación más sencilla es que su majestad ya no es un chaval, y que sus achaques lo hacen más proclive a sufrir accidentes. Porque muy probablemente, de no haberse lesionado, nadie se hubiese enterado de su jornada de cacería, o hubiese pasado como noticia de la red sin pena ni gloria (como otros tantos trapos sucios de la monarquía de la última década). 

Pero no pequemos de optimistas: el republicanismo se está haciendo fuerte, pero eso no significa que la república vaya a llegar sin que el pueblo haga nada. Que nadie se piense que de repente saldrán políticos decentes del PP, del PSOE, de IU, de CIU, de ERC, de CC, o de dónde sea, y nos montarán una república democrática de verdad. Los republicanos verdaderamente comprometidos con la causa seguimos siendo muy pocos. Hace unos años faltaban, simplemente, republicanos. Ahora, pese a que no vamos sobrados de ellos, lo que falta simplemente es que, los que hay, que se comprometan. 

Por eso, citando de nuevo a Stéphane Héssel, debemos pedir ahora: COMPROMETÁMONOS.  Ha sido un gran 14 de abril, sí. La monarquía está herida de muerte, también. La república es posible, por supuesto. Pero igual que con votar una vez cada 4 años no es suficiente, con salir a la calle una vez al año, o sólo cada vez que la casa real sea motivo de escándalo, tampoco es suficiente. Aunque si verdaderamente saliéramos a la calle cada vez que nuestros políticos (del color que sean) fueran motivo de escándalo, creo que no pisaríamos nuestras casas en mucho tiempo. 

Y hablando de elefantes coloridos, un servidor no puede evitar evocar su infancia, y recordar al elefante Elmer, protagonista de cuentos que en el pasado nos ayudaron a interesarnos por la lectura, y que nos acompañaron en diversas experiencias escolares. Porque el simpático paquidermo creado por el británico David McKee, no deja de parecerse mucho a los elefantes republicanos que estos días inundan la red.  Y dejemos que nuestros elefantes, se llamen como se llamen, sigan dejándose ver en nuestras pantallas. Porque ellos nos ayudarán a recordar que la república parece estar cada día más cerca.

Promeses, fets, enganys i reaccions

David Abad Ruiz, Regidor d'Hisenda i Personal a l'Ajuntament d'Alcoi

Les promeses que s’obliden uns minuts després, deixen al que les ha fet en una situació de falta de credibilitat, però si a això li afegim que acaba actuant al contrari al que havia promés, el converteix en mentider i quasi timador.

Una cosa semblant ha fet Rajoy: 24 hores abans de les eleccions prometia i no parava de prometre que no pujaria els impostos. Uns dies després d’assumir el govern puja IRPF, IBI, etc. i sembla que sols és «el inicio del inicio». Potser per això ja fa tants dies que no se’l veu públicament. Tindrà vergonya?

Vergonya de justificar el timo electoral de pujar impostos dient què el dèficit és major del que se sabia. I ells ho sabien: segons si conten els deutes en gener o en desembre; ara sona a excusa o pretext. Vergonya de pujar el IBI, saltant-se l’esperit de la norma: Els impostos municipals els proposen els governs dels Ajuntaments. Vergonya de pujar el IRPF, quan tots sabem a qui afectarà més i qui pagarà els plats trencats. Vergonya d’anunciar que les pensions pugen un 1%, quan realment, amb la pujada de l’IRPF, més de la meitat dels pensionistes (tots aquells que cobren més de 700 ) perdran poder adquisitiu. Feu números i ho veureu. Vergonya de posar per bandera la gestió de Camps a la Generalitat Valenciana, i de veure que s’ha deixat el nostre govern autonòmic caent per un pou sense fons, en fallida brutal, per haver gastat sense parar durant anys diners que no tenien.

Si la gestió de la Generalitat és el model que seguirà Rajoy a l’Estat anem apanyats. Ja ho va advertir en el debat d’investidura el nostre diputat de Compromís, Baldoví, l’únic que posà nerviós a Rajoy; ara ja sabem per què. En este cas sí que preferisc que Rajoy no complisca la promesa electoral.

I és que gastar diners que no tenim és molt fàcil, però molt poc responsable. A Alcoi, el govern de Sedano va gastar, en 2010, 4,5 milions més dels que ingressava. Es va deixar el Govern Municipal devent 9 milions a proveïdors i 37 milions als bancs. I enmig d’aquesta situació, on qualsevol persona sensata s’haguera arromangat, ells estaven obsessionats en construir el Bulevard, que ens endeutaria a totes les alcoianes i alcoians en 27 milions de més.

La gestió econòmica que està fent el nou Govern de Progrés està dirigida a practicar la gestió responsable i austera. Revisar contractes, serveis, costos... per tal que l’eficiència de l’Administració local siga la major possible. I és una faena llarga i complicada, però engrescadora, perquè els resultats són patents:

Hem aconseguit que la ciutat seguisca funcionant normalment en aquests últims 6 mesos sense haver de recórrer a augmentar el dèficit. I com que moltes partides d’algunes regidories les havien deixat quasi exhaurides per poder acabar l’any, hem hagut de fer encaix de boixets amb imaginació i rigor.

Amb enginy, idees i moltes hores de faena hem aconseguit que activitats, que amb el govern del PP de Sedano costaven barbaritats d’euros, com les activitats lúdiques i culturals d’estiu (més de 130.000 en 2007 i 50.000 en 2010), nosaltres ho hem deixat en menys de 12.000 i sense haver de retallar res; més bé diria que, en molts casos, hem millorat la qualitat.

I dins del procés d’intentar netejar el deute vam optar, com a mesura necessària, actualitzar taxes i impostos i posar-los al dia de l’IPC. Una mesura acceptada en general, però rebutjada per alguns sectors, entre ells el PP d’Alcoi, que rebutjava fonamentalment la pujada de l’IBI un 3%.

Des del Govern de Progrés tenim clar que les pujades d’impostos no solventen el problema de les dificultats de finançament dels Ajuntaments: per això la decisió va ser únicament actualitzar l’IPC.

Perquè realment el que fa falta als Ajuntaments és una normativa que definisca clarament quins ingressos estables per població tenen els consistoris procedents tant de l’Estat com dels pressuposts autonòmics, i no per subvencions arbitràries a projectes, finalistes” (que solen donar-se a amiguets). No estaria de sobres copiar l’estil d’Alemanya.

I per suposat, cal definir quines competències són municipals i quines no: no és lògic que l’Ajuntament d’Alcoi gaste 1,4 milions en el manteniment dels col·legis públics o 2,8 milions ’€ en atendre a les persones més necessitades de Serveis Socials quan l’Educació i el Benestar Social són competències de la Generalitat.

Sembla que Rajoy no ho veu així, i per solventar els problemes dels municipis, opta per pujar-nos els impostos municipals per decret, sense preguntar. Espere que les reaccions dels sectors que es van oposar a l’actualització de l’IPC proposada pel Govern de Progrés d’Alcoi també es manifesten ara en contra de la pujada de Rajoy. De moment no he escoltat a ningú.

Ordenances Fiscals 2012.- Fernando Sempere Huertas, portaveu del grup municipal socialista

En la comissió especial de comptes i hisenda celebrada el passat dia 19 d'octubre el grup municipal socialista va tindre l'oportunitat de presentar les seues propostes referents a les ordenances fiscals per al 2012. Cinc propostes que en la seua majoria van ser acceptades per l'equip de govern, unes propostes que beneficiaran als transportistes, agricultors, jóvens emprenedors, autònoms, constructors, a les persones amb invalidesa, els majors, els pares i mares amb fills en edat escolar i als desocupats. Unes propostes coherents, reals i, sobretot, que beneficien al màxim dels nostres ciutadans.  

   L’IPC anual per a finals del 2011 és del 3% i sobre este percentatge s'han aplicat la majoria de les taxes per al 2012. El grup municipal socialista vol donar a conéixer els ciutadans les propostes que vam presentar i que van ser acceptades per l'equip de govern. En primer lloc no incrementar el 3% en la taxa de vehicles de tracció mecànica en els seus apartats referents a camions, tractors i remolcs i semiremolcs arrossegats per vehicles de tracció mecànica, d'esta manera no agreugem més a este sector perquè puguen continuar funcionant com fins ara. Una altra proposta del grup municipal socialista va ser en l'ordenança sobre construcció i obres on el gravamen aprovat per a tot tipus de construcció es mantinguera en el 3,15% i no el 3,24% com es pretenia per al 2012, ja que la construcció està en una fase precària i cada vegada es construïx menys i per això no vieiem apropiada la pujada. Estem d'acord en què les obres de rehabilitació d'edificis inclosos en el catàleg de béns i espais protegits tinguen un tipus reduït de l'1% i també coincidim en què la nova construcció de naus industrials o ampliació de les existents i locals comercials nous o rehabilitats tinguen una bonificació del 50%. Com també estàvem d'acord en què els jóvens emprenedors entre 18 i 35 anys tinguen una bonificació del 50% per a la posada en marxa de noves empreses, indústries o comerços.  

En l'ordenança de la taxa per documents que expedisca l'administració vam demanar que la bonificació per a les persones amb invalidesa o disminució física fóra del 50% i no del 25% com pretenia l'equip de govern i vam coincidir en què siguen gratuïts per a tots els que estiguen en situació de desocupació. Vam tindre la coincidència a bonificar el 50% als bars i restaurants que ocupen la via pública tot l'any per a d'eixa forma pal·liar un poc l'efecte de la llei antitabac.

Una altra de la proposta del grup municipal socialista va ser en la taxa per entrada en espectacles de caràcter cultural en la que vam demanar una bonificació en les entrades a espectacles, museus, etc,del 50% per a totes les persones en situació de desocupació prèvia presentació de la documentació acreditativa. Després d'un debat també va ser acceptada. L'última proposta del grup municipal socialista va ser en la taxa pel preu del servei de l'escola infantil on vam proposar que es fraccionaren els pagaments pels diferents fills que es matricularen i no es fera un sol pagament per cada fill, sent també acceptada per l'equip de govern.  

El grup municipal socialista va retraure en la comissió a l'equip de govern les pujades en les taxes del conservatori municipal de música, en l'ensenyenyament d'adults i l'escola infantil municipal superiors al 3%, però després de l'explicacions i raonaments realitzades pel personal qualificat de l’Ajuntament creiem que són necearias perquè este servici que es dóna als ciutadans continue funcionant i no desapareguen, perquè tots sabem com estan les arques de la Generalitat Valenciana i les poques o nul·les subenciones que tindrem per al manteniment d'estos serveis, d'altra banda tan importants per als ciutadans com és l'educació.  

Per tot açò, i esperant que es resolga prompte i favorablemenet la negociació amb Aquagest per a la taxa d'aigua per al 2012 i veient la plena predisposició de l'equip de govern amb el grup socialista per a arribar a acords per al benefici dels nostres ciutadans en les ordenances 2012, desitjant que per als pròxims pressupostos tinguen la mateixa disponibilitat i el mateix interés, el grup municipal socialista va recolzar les ordenances fiscals per al 2012.

           

Pàgina 5 de 7

Cristóbal Aguiló posa la imatge a les festes de 2018
dilluns, 22 de gener de 2018
Cristóbal Aguiló Domínguez, natural de Cartagena, ha estat escollit com el guanyador de la XXIII edició del Concurs del cartell anunciador de les... Llegiu-ne més...
Curs per a participar en les ‘cordaes’
divendres, 19 de gener de 2018
La Comissió de Festes de Sant Jordi i la Agrupació Coetera de la Mariola (ACMA), creada per a recuperar les tradicionals ‘cordaes’ a les festes... Llegiu-ne més...
Logotip guanyador del 50 aniversari del CEIP Alfonso Iniesta
dimarts, 16 de gener de 2018
Belén Beneyto Albero és la guanyadora del concurs del logotip identificatiu del centre que ha convocat la comunitat educativa del CEIP Alfonso... Llegiu-ne més...
‘Hat trick’ de Sara Navalón front el Poio gallec
dilluns, 15 de gener de 2018
La jugadora banyerenca de futbol sala Sara Navalón aconseguia en el darrer cap de setmana amb tres gols col·laborar de forma resolutiva en el... Llegiu-ne més...
Celebració de la festivitat de St. Antoni del porquet
dijous, 11 de gener de 2018
Quan encara no s’ha apagat del tot el caliu de l’esperit i la familiaritat dels nadals, Banyeres de Mariola es disposa a reviure, un any més, ... Llegiu-ne més...
2018 torna a ser ‘Any de Llegenda’
dimecres, 10 de gener de 2018
El recentment estrenat 2018 serà al llarg dels seus 365 dies un nou ‘Any de Llegenda’ a Banyeres de Mariola en donar-se el fet que tornarà a... Llegiu-ne més...
RSS

Utilitzem cookies pròpies i de tercers per millorar els nostres serveis, així com l’experiència de l’usuari al navegar per la web. Més informació. Accepte